Los Mamuts 1ª Parte


 

Mammuthus (ru. “muy grande”), en castellano mamut, es un género de mamíferos proboscídeos elefántidos que existieron durante el período Neógeno, desde hace aproximadamente 4,8 millones de años hasta 3.700 años atrás, en las épocas del Plioceno, Pleistoceno y Holoceno. Numerosas especies han sido descritas, siendo el mamut lanudo, la más conocida de todas. Se han hallado fósiles de mamut en Norteamérica, Eurasia y África.

https://i0.wp.com/www.20minutos.es/data/img/2008/04/01/788517.jpg

Descripción

Los mamuts son concebidos como proboscídeos de gran tamaño, de dimensiones superiores a los elefantes modernos. Las especies más grandes conocidas M. sungari (“Mamut del río Songhua”), con una altura en la cruz de 5,3 metros y una longitud de 9,1 metros; y el mamut imperial, tenía una altura mínima de 5 metros en cruz. Entre las especies más pequeñas se encuentran M. exilis (“Mamut pigmeo”), M. lamarmorae (“Mamut de Cerdeña”) o la raza enana de M. primigenius (“Mamut lanudo”), que tenían una altura en la cruz de 1 a 2 metros. Los mamuts probablemente tenían un peso de entre 6 y 8 toneladas, pero algunos machos excepcionalmente grandes podrían haber sobrepasado las 12 toneladas.

Los mamuts se caracterizaban principalmente por su cabeza abombada, probóscide musculosa y largos colmillos curvados. Las especies norteñas se encontraban recubiertas de pelo para soportar los fríos glaciares de su ecosistema. El colmillo de mamut más grande del que se tiene registro es de un mamut lanudo, cuya longitud alcanzó los 5 metros. Al igual que el elefante asiático, su espalda era arqueada y sus orejas relativamente pequeñas, pero a diferencia de este, su trompa poseía a su extremo dos lóbulos y sus patas delanteras se dotaban de 5 dedos mientras las traseras de 4. En el 2005 se descubrió un colmillo de mamut de 3,3 metros de longitud en Illinois

De todas maneras, la mayoría de especies de mamut no eran más grandes que el elefante asiático actual. Se han encontrado fósiles de especies de mamuts enanos en la Isla Santa Bárbara (M. exilis) y en Cerdeña (M. lamarmorae). También existía una raza de mamuts lanudos enanos en la Isla de Wrangel, al norte de Siberia, dentro del Círculo Polar Ártico.

Los mamuts que vivían en las regiones más frías poseían unas orejas que sólo medían la quinta parte de la de los elefantes asiáticos. Esta adaptación al frío permitía reducir la perdida de temperatura gracias a la menor superficie expuesta al ambiente. Los mamuts que vivían en regiones mas cálidas debían de tener las orejas más grandes.

Como en los elefantes actuales, la trompa de los mamuts era móvil y prensil y estaba muy bien adaptada para realizar movimientos precisos como arrancar plantas del suelo y llevarlas a la boca. También las utilizaban para mojarse con agua, para bañarse o con barro para protegerse de los mosquitos y otros insectos.

Utilizando su trompa, los mamuts adultos ingerían unos 180 kilos de alimentos diarios. Ingerían casi cualquier tipo de vegetal, aunque su alimento preferido era la hierba.

Comían otras partes de las plantas,como las hojas y la corteza de los árboles, en invierno, cuando la nieve cubría la hierba. La dificultad para masticar hierba, (debido a su riqueza en silicio, que desgasta la dentadura) hizo que los mamuts, al igual que los elefantes desarrollasen dientes molares especializados con una superficie de pequeñas crestas de esmalte. Los dientes posteriores de los mamuts, es decir, los premolares y los molares, eran 24 en total a lo largo de su vida, aunque sólo había 12 como mucho al mismo tiempo. Los molares llegaban a pesar hasta 2 kilos. A medida que los dientes se desgastaban, eran sustituidos por dientes que crecían mas atrás. La examinación de sus molares también ha permitido saber que eran animales de crecimiento lento que no llegaban a la madurez sexual hasta aproximadamente los 20 años de edad. Cuando los 6 conjuntos de molares que un mamut tenía a lo largo de su vida se habían desgastado, el animal moría ya que no podía alimentarse. Este proceso solía producirse entre los 60 y 70 años.

Como los elefantes actuales, los mamuts estaban dotados de colmillos formados por 2 dientes incisivos superiores. Los colmillos de los mamuts eran más grandes que los de sus parientes actuales y su forma también era diferente. Estos colmillos solían medir unos 2 metros y medio y pesar cerca de 50 kilos. Cuando nacían, las crías de mamut no tenían colmillos. A los 6 meses de edad les crecían unos dientes de leche de sólo 5 centímetros de largo que era sustituidos por colmillos permanentes un año más tarde. Estos colmillos permanentes no dejaban de crecer hasta la muerte del animal.

Las pinturas rupestres permiten saber algunas cosas sobre los mamuts que nunca se habrían podido descubrir a partir de sus esqueletos: las pinturas prehistóricas presentan los mamuts con la espalda curvada, mientra que los fósiles parecen indicar que la espaldas de estos proboscídeos era plana. Esta curvatura de la espalda se debía a una joroba de grasa, músculo o pelo que los mamuts tenían en la espalda. La cola de los mamuts era más corta que la de los elefantes.

Basándose en estudios realizados en sus parientes próximos, los elefantes actuales, los mamuts probablemente tenían un periodo de gestación de 22 meses y daban a luz a una sola cría en cada embarazo.

Comparación del mamut del río Songhua con el elefante africano, más pequeño.

Comportamiento

La estructura social de los mamuts era probablemente la misma que la de los elefantes asiáticos, con manadas compuestas de hembras encabezadas por una matriarca, y los machos que vivían solos o en grupos pequeños después de llegar a la madurez sexual. Una vez que abandonaban la manada donde se habían criado, los machos se dedicaban a buscar hembras de otros grupos para aparearse.Tanto el apareamiento como los nacimientos tenían lugar durante una época corta del año debido a la corta estación estival de la estepa del mamut, permitiendo que las crías naciesen en la época del año que había mas abundancia de alimentos.

Las trompas del mamut, un ejemplo de dimorfismo sexual, ya que eran más grandes en los machos que en las hembras y estaba adaptadas para las luchas entre machos. Estos libraban unos combates por las hembras en los que intentaban herir al oponente las partes vulnerables de la espalda y el tórax con sus colmillos. Es probable que la posibilidad de quedar gravemente herido hiciese que no hubiese combates desiguales. Se conoce un caso de que dos mamuts estaban tan igualados que sus colmillos quedaron encallados unos con otros e, incapaces de separarse, los dos mamuts murieron de hambre.

Los mamuts migraban dos veces al año, una hacia el norte (en primavera) y otra hacia el sur (en otoño). Los machos solitarios hacían el viaje solos, pero las manadas lo hacían guiados por la hembra matriarca, normalmente uno de los miembros mas viejos del grupo. La experiencia de las matriarcas era esencial para que la migración tuviese éxito.

Hábitat

Extensión máxima del hielo en la zona ártica durante el Pleistoceno.

En la época de transición entre el Plioceno y el Pleistoceno, los continentes se encontraban prácticamente en la misma posición que en la actualidad. Las placas tectónicas sobre las que reposan probablemente no se han movido mas de 100 Km en relación las unas con las otras desde los principios del pleistoceno.

El clima del pleistoceno se caracterizaba por ciclos glaciales repetidos en el que los glaciares continentales llegaban hasta el paralelo 40 en algunos puntos. Se calcula que durante el máximo glacial, el 30% de la superficie de la Tierra estaba cubierta de hielo. Además, una zona de permafrost se extendía hacía el sur desde el límite de la capa de hielo, unos pocos centenares de km en Norteamérica y mas lejos en Eurasia. La temperatura media anual en los límites del hielo era de -6º C; en el límite del permafrost, de 0º C.

Al sur de las capas glaciales se acumulaban grandes lagos porque las vías de drenaje estaba bloqueadas y el aire más frío reducía la evaporación. El centro-norte de Norteamérica estaba completamente cubierto por el lago Agassiz. Más de cien cuencas, ahora secas o prácticamente secas estaban llenas en el oeste americano. El lago Bonneville, por ejemplo, se encontraba donde se encuentra ahora el Gran Lago Salado. En Eurasia se desarrollaron grandes lagos como resultado del drenaje de los glaciares. Los ríos tenían un caudal mayor y se entrelazaban. Los lagos africanos estaban más llenos, supuestamente debido a una menor evaporación

Debido al clima, más frío y seco que en la actualidad, los desiertos eran más secos y extensos. Las precipitaciones eran menores debido a la reducción de la evaporación oceánica y continental, por lo que los bosques eran raros. El ecosistema terrestre predominante era las llanuras de hierba, prados y sabanas de sauces. Las estepas cubrían gran parte de la zona subglacial en Eurasia.

Las condiciones climáticas permitían una diversidad vegetal que soportaba muchas especies diferentes de animales que normalmente habitarían en zonas distintas. Especies que actualmente viven en el norte, como los lemmings convivían con especies que actualmente viven en el sur, como las mofetas. R. Dale Guthrie argumenta que la larga temporada de crecimiento de las plantas del pleistoceno era más favorable a la diversidad que a la homogeneidad. Esto se debe por que estos ecosistemas eran mejores para los animales no especializados, que necesitaban comer diferentes tipos de animales para alimentarse correctamente.

La vasta región que se extendía desde el oeste de Europa, a través de Siberia hasta Alaska y el Yukón recibía el nombre de la estepa del mamut. La abundancia de hierba, forbias y lamiáceas creó un ecosistema de estepa especialmente favorable para los grandes mamíferos como el mamut. La flora del pleistoceno era especialmente nutritiva debido a que el duro clima obligaba a la plantas a acumular fibras y carbohidratos para poder sobrevivir.

Extinción

La mayoría de los mamuts se extinguieron a finales de la última glaciación. Aún no se ha encontrado una explicación definitiva de su extinción. Una pequeña población sobrevivió en la isla de Saint Paul (Alaska) hasta el año 6000 a.C. aproximadamente y los mamuts enanos de la isla de Wrangel (Siberia) no se extinguieron hasta el año 2000 a.C. aproximadamente. Hay diversas teorías para explicar la extinción de los mamuts en concreto y la extinción de la Megafauna del Pleistoceno en general, pero lo más probable es que la extinción no se deba a una sola causa, sino a una combinación de varios factores.

Cambio climático

Hace unos trece mil años,la temperatura y la humedad global comenzaron a aumentar, permitiendo la migración de vegetales comestibles hacia el norte. Durante un tiempo, los grandes mamíferos del norte pudieron aprovechar este incremento del alimento disponible, pero eventualmente el cambio climático se volvió perjudicial para ellos. Las nuevas condiciones climáticas favorecían a los árboles, que prosperaron a costa de los pequeños arbustos y matorrales de las que se alimentaban los mamuts y los otros grandes mamíferos. Algunos de los animales como los bisontes y los alces, se adaptaron a esta nueva situación, pero otros como los mamuts, quedaron diezmados y acabaron extinguiéndose.

Variación de las temperaturas a lo largo de los últimos 12.000 años, incluyendo el clima óptimo del Holoceno.

Además del cambio en la vegetación y en los ecosistemas, el incremento de la temperatura (de 6ºC entre el 13000 a.C. y el 8000 a.C.) habría añadido mucha presión a los mamíferos adaptados al frío, causando la extinción. En el caso de los animales como el mamut lanudo, su espeso pelaje, que contribuye a conservar el calor corporal en climas glaciales, podría haber evitado la expulsión del exceso de calor causando la muerte del animal por hipertermia. Los mamíferos grandes, que tienen una menor relación área de superficie-volumen, habrían sufrido mas que los mamíferos pequeños.

Además, investigaciones recientes han demostrado que la temperatura media anual del periodo interglacial actual que se ha experimentado en los últimos 10.000 años no es más alta que la de otros periodos interglaciales anteriores, de manera que los mismos mamíferos grandes habían sobrevivido a aumentos de temperatura similares. Por lo tanto, el incremento de la temperatura por si solo no es una explicación suficiente.

Caza por parte del hombre

Nuevos datos derivados de los estudios hechos en elefantes vivos sugieren que, aunque la caza por parte del hombre podría no ser la causa principal de la extinción del mamut, probablemente contribuyó de manera importante. Se sabe que el Homo Erectus ya consumía carne de mamut hace 1,8 millones de años.

Los impulsores de esta teoría, postulada por primera vez por Paul S. Martin de la Universidad de Arizona en los años sesenta, señalan la aparente coincidencia de la expansión del hombre por todo el mundo con la extinción de numerosas especies de animales. La evidencia mas convincente de esta teoría es el hecho de que el 80% de las especies de grandes mamíferos de Norteamérica se extinguieron en los mil años siguientes a la llegada del hombre al continente. Otro ejemplo es Madagascar, colonizado desde hace unos 1.500 años, y donde se extinguieron durante los siglos siguientes a la llegada del hombre los hipopótamos que habitaban la isla, además de grandes primates como el lemur gigante Megaladapis edwardsi. En cuanto a los mamuts, esta hipótesis se ha visto reforzada por los descubrimientos de mamuts con puntas de proyectiles clavadas en los esqueletos.

En cambio,los contrarios a esta teoría argumentan que los métodos de caza primitivos de los humanos prehistóricos no pueden haber tenido un impacto tan profundo sobre las poblaciones de los mamíferos, y ponen el ejemplo de África, donde el hombre llegó mucho antes y no hubo ninguna extinción significativa. Otro de los argumentos en contra de esta hipótesis es que, en la naturaleza, los depredadores no tienden a hacer una caza excesiva de sus presas, ya que las necesitan para alimentarse y reproducirse.  Aun así, los humanos podrían ser una excepción gracias a su capacidad de cambiar a otro tipo de presa o incluso a una alimentación a base de vegetales si una determinada especie se extingue.

Gran enfermedad

La hipótesis de una gran enfermedad atribuye la extinción de los grandes mamíferos del Pleistoceno a los efectos indirectos de la llegada del hombre.[20] [21] La teoría de una gran enfermedad postula que el hombre, o los animales que viajaban con ellos, introdujeron enfermedades muy virulentas en poblaciones de mamíferos nativos como los mamuts, eventualmente causando extinciones. Los mamuts y otras grandes especies fueron más vulnerables a la extinción porque las especies pequeñas tienen una resistencia mayor gracias a su modo de vida (gestación mas corta, poblaciones más numerosas, etc.). Se cree que el hombre es la causa porque migraciones anteriores de mamíferos de Norteamérica desde Eurasia no habían causado extinciones.

El problema principal de esta teoría es que es totalmente hipotética, ya que no se ha encontrado ninguna evidencia de enfermedades de este tipo. Además, una enfermedad ha de ser extremadamente virulenta para exterminar a todos los miembros de un genero o especie. Incluso una enfermedad tan virulenta como el Virus del Nilo Occidental difícilmente podría causar una extinción. Finalmente,parece prácticamente imposible que una enfermedad pudiese ser suficientemente selectiva como para no matar especies relacionadas, pero de diferente tamaño, y suficientemente amplia para matar especies de muchos tipos de animales (aves, mamíferos, reptiles)

Fuente: Wikipedia

Anuncios

~ por mycrosystem en 5 agosto 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: